1:30 p.m.

No encuentro nada, solo cosas perdidas con una capa de polvo de olvidos; destellos resaltan en mi atención, me dirijo con pasos sigilosos como un cuidado que parecería que no quiero espantarlos.