Nada personal

Ella, una lógica numérica enamorada.

Él, un humanista con el corazón roto.

Ambos deambulaban por ciertos pasillos

en instantes casi coordinados apenas

cruzaban miradas, pero el sonido de sus

pasos surcaban el ruido y se saludaban.

No lo defino como una estado de futuro

amor, solo el encuentro de una fantasía

que se va despertando en él por ella.

Cómo suele suceder en esos incidentes

en los que a él le gusta ella y ella ni idea

de lo qué pasa a su alrededor, por que

su momento es otro.

Anuncios

Me toma, la tomo

Me descuidé y sus besos hicieron que mi sangre empapara de deseo mi sexo, las fuerzas se concentraran en mi cadera, y mi lengua buscaba apoderarse de su agridulce fluido que potencializa mi hambre de ella.

Lucho de todas manera posible para que el momento sea de esos que se repiten después de terminar, siendo sinceros, no niego que no tuvo que luchar mucho todos lo contrario lo facilito tanto que me encanta repetir todo con ella.

Todas las puertas del universo se abren para que hagamos de deshacer todo, las caricias fuertes en esa entre mezcla lasciva y el deseo nos amordazaba al placer y nos liberaba al fuego de nuestro ser.

Urgente

Disfruto verte, recorrer cada línea de
tu cuerpo y como se desdibujan con
tu ropa.

Mi lengua saborea la sal de tu seno
mientras acaricio tu pezon, claro es
que en este frenesí de oportunidad
mis manos todo quieren tocar.

Hurgar sobre tu bragueta, como
queriendo entrar de una manera
veloz y urgido, con los latidos al
100, si lo sé, más calmado delicado
y suavecito.

Noche.

Mientras tanto la noche enciende sus luces, mis ojos no se concentran, no encuentran, solo buscan una diferencia.

Es un ir y saltar entre la oscuridad y la luz, me pierdo creyendo llegar y sigo buscando entre la oscuridad de mi mirada.